Discos: Turismo, de Roquefeller

Roquefeller: Turismo
Independiente (2014)

RECOMENDADO BONSÁI

Pasando los primeros minutos de Turismo, el último trabajo de Roquefeller, se puede escuchar una porción de una entrevista a J Dilla. Un periodista le pregunta de dónde proviene su inspiración, y él responde que lo que hace depende simplemente de cómo se sienta ese día, la música urge de un momento para otro y no existe nada que pueda parar las ganas de hacer música. Nadie puede dudar de la conexión entre estas ideas y Roquefeller. Su trabajo anterior, el doble EP Tarde y Temprano, fue una primera invitación a recorrer un camino sinuoso de samples y beats dispares que dejaba la sensación de haber escuchado más de 200 ideas en menos de 20 minutos. Turismo retoma con las mismas armas aunque, por más que sigan haciendo de Roquefeller un viaje lleno de guiños rítmicos ahí y varias hiperactividades sonoras, esta vez lo hacen sobre un firme pavimento.

El disco no podría empezar de otra manera que presentando el punto de partida y la primera razón de existir de este viaje: el beat. Con un teclado tocando Debussy y un bombo cuádruple, “Vuelo” termina con un silencio sucio para recordar al segundo personaje participante: el sample. “A Detroit” y “Bardo“comparten la misma batería pero, mientras que el primero mantiene la fluidez tranquila y relajante que el disco venía formando, “Bardo” masajea los bajos en nombre de mover el culo, y ya no hay vuelta atrás. Ambos temas también juegan en posición de homenaje a la mezcla entre el hip-hop y el neo soul, dato que pesa más si se tiene en cuenta que la fecha de salida de Turismo (10 de febrero) fue el aniversario de la muerte de J Dilla.

De ahí, Turismo sube la velocidad con un interludio vaporwave (“G.O.L.“) y el objetivo del disco cambia completamente. Los detalles etéreos de teclados quedan atrás, el ritmo es insistente, y los beats se ponen más firmes. La instrumentación y los samples también se vuelven más invasivos, dándole al cierre del disco un clima más abstracto. “G.SUS” empieza con estos recursos a formar una anticipación que Fenix mantiene y disuelve en un sample catártico de folclore a todo pulmón. “Somos todos soldados, armados o no / caminando y cantando una nueva canción / somos todos iguales y esa es la razón” cantan a cappella, sirviendo como puente para que Roquefeller se identifique sin ningún tipo de distancia tecnológica ni histórica con todo músico que se encontró en el peregrinaje musical de encontrar su propia voz.

Con el partido ganado, “Toda la noche y “Un feng shui disminuyen la adrenalina para bajar los decibeles al piso para que el disco termine como empezó, suave y tranquilo. Roquefeller ya no está indagando en un territorio desconocido, aunque gran parte de estas nuevas canciones todavía se sientan como una exploración. Turismo busca trabajar sobre un espacio más claro y mejor direccionado, fuera de jugar dentro de un género, en camino al perfeccionamiento de un sonido propio.

Se puede escuchar Turismo de Roquefeller en bandcamp.

Un pensamiento en “Discos: Turismo, de Roquefeller

  1. Pingback: Balance 2014: Los mejores discos | Bonsái Clara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s