Discos: Elefante, de Amado Vudu

Amado Vudu: Elefante
Independiente (2014)

A primera vista es muy fácil llegar a creer que Amado Vudu es una joda. El juego del nombre y la tapa con el elefante en 3D caminando por un camino de flores son detalles que llevan prejuiciosamente a encasillar a la banda de Merlo como otra banda más en la que el chiste dice más que la música. Pero después aparece la carta de presentación: “ofrecemos una nueva propuesta de rock, rompiendo los parámetros de la clásica banda, solo con dos guitarras en el marco de una producción independiente.” Basta con darle dos minutos de escucha a Elefante, su primer disco, para romper con el primer prejuicio y quedarse con la última descripción. Todos los recursos del rock pesado tienen lugar, dentro y fuera del tradicionalismo, pero siempre interpretados a través de éstas dos pares de manos.

La falta de una batería o una percusión no es algo que se hace tan evidente, o por lo menos no es una carencia molesta ni permanentemente consciente en el oído. Tampoco es algo que lo compensen con un exceso de melodías, ni es un capricho para solamente tratar de quebrar convencionalismos. Amado Vudu puede utilizar ambas guitarras como una nube densa de la que luchar para salir es inútil, cada canción nublando más la vista. Pero tampoco son pocos los momentos en que los roles de primera guitarra y guitarra rítmica se ven claramente muy divididos. “Libélula” abre el disco y da cuenta de este orden de manera extremista, ambas guitarras teniendo su propia parte para que nunca suenen juntas al mismo tiempo, arrancando en rasguidos y terminando en un solo que se come la mitad de la canción.

Elefante es también un disco sumamente romántico y melancólico. La voz predominante es una que canta sobre sentirse perdido y necesitar salir de la posición de estar tan enterrado en tanto miedo. El conocimiento de estos miedos es lo que no permite dejar ver las cosas desde un mismo punto de vista, y los llamados de ayuda son a cualquier persona que pueda traer esperanza. Generalmente es una figura amorosa la responsable ideal, a la que se le pide “no llores más, mi niña, que tú eres mi esperanza” en “Canción de cuna para elefantes“, después de también pedir por liberación en el primer tema. De ahí en adelante las letras mantienen esta sinceridad personal, por más que se vean envueltas en un surrealismo que calza como anillo al dedo con la psicodelia omnipresente en todo el disco.

Amado Vudu hace un excelente trabajo en crear y disolver climas pesados con muy pocos recursos, pero más allá de cómo manejan su propios instrumentos, parecen estar muy cómodos en sonar dentro del género. Se permiten una que otra resbalada casi rozando los clichés del rock pesado, por más que sea con las mejores intenciones. Para cerrar, “Viaje en tiempo” suma y suma capas de distorsión hasta llegar a un momento en el que parecen escucharse más de seis guitarras juntas y, por un momento, esa figuración de dos guitarras parece desvanecerse. Con suerte, no será la última limitación que veremos desaparecer.

Se puede escuchar Elefante de Amado Vudu en bandcamp.

Anuncios

Un pensamiento en “Discos: Elefante, de Amado Vudu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s