Discos: Traspasa, de Fémina

Fémina: Traspasa
Independiente (2014)

Escuchar Fémina es como estar haciendo, mínimo, dos cosas al mismo tiempo. Un oído está sumergido puramente en el sonido y la envolvente instrumentación. El otro se concentra en las tres armoniosas voces femeninas, y si tuviera otro oído más lo usaría solamente para la poesía de las letras. Y aunque Deshice de mí, su primer disco, haya sido más que un prometedor debut, Traspasa llega como una mejora exponencial de estas ventajas, embelleciendo la experiencia de escucharlos por donde se lo quiera ver. 

El sonido de Fémina sigue siendo un popurrí de géneros populares. Sin embargo, mientras en su trabajo anterior esta mezcla se llenaba de ingredientes dispares, Traspasa mantiene un color más homogéneo y al mismo tiempo hace de la fusión algo muy movido e impredecible. La banda logró enriquecer increíblemente la instrumentación y la producción logró alcanzar un rango bárbaro de distintos climas y momentos, conectando profundamente con cada uno. Puede que existan todavía algunas situaciones en las que estas interpretaciones dejen la impresión de que las tres voces estén grabadas sobre una especie banda de sesión. Esta también puede ser una consecuencia de haber optado por recursos mucho más orgánicos y asociados con el folclore y un reggae neutro, como en “Pero es locura” o en “Eu tein” cuyo portugués improvisado aumenta este sentimiento de superficialidad. Por suerte, la balanza siempre termina tirando a su favor.

Por más experimentada que se sienta la música, las voces de Sofía y Clara Trucco y Clara Miglioli son las protagonistas de Traspasa por afano. No solo cantan más hermoso que antes, sino que también están muy bien logradas las maneras que tienen de demostrarlo. Se adueñan del bolero de “Mira que mira” y en seguida se largan a rappear sin vacilar en “El guacho“; pero el mejor ejemplo está en “En mi memoria” con Sara Hebe y Ramiro Jota (en el beat como siempre). Los coros de sirenas hacen un contraste a lo dulce y salado con la voz ruda de Sara, ambas terminando de llenar la cuota de fuerza y firmeza del disco.

Llegando al corazón de Traspasa están las letras. Hay un intenso laburo detrás del mensaje de cada canción, pasando por lírica romántica y amorosa, y culminando en territorio filosófico. La temática principal de estos cuestionamientos existenciales revuelven alrededor del paso del tiempo y cómo nos afecta superficial y personalmente. La banda acompaña estos temas como si fuera sombra misma: cuando la letra se mantiene amorosa pero caprichosa y cursi, lo hace sobre ritmos reggaetoneros y bases juguetonas. Pero cuando aparecen líneas como “Comienzo a sentir la ebriedad de la realidad / Las cosas que me sorprendían, hoy en día, ninguna me deslumbra de verdad” (en “Buen viaje“) o “Fingir juventud es fácil / Lo difícil nos es discernir con lo de adentro, lo que no viste está en el centro” (en “Perdura“), el universo musical se expande impredecible.

El camino de Fémina hasta llegar a Traspasa parece que fue uno muy largo. Muchas cosas evolucionaron y muchas otras quedaron atrás. Ya es tarde para volver y recuperarlas, ahora es cuestión de mirar hacia adelante.

Se puede escuchar Traspasa, de Fémina en bandcamp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s