Discos: Soul morocho, de Fred Lorca

Fred Lorca: Soul morocho
Independiente (2014)

RECOMENDADO BONSÁI

“No creo en el arte en mayúsculas. Creo que mi “magnus opus” es la continuación y el desarrollo de mi propio camino, la huella que me mantiene haciendo música”, dijo Christian Dergarabedian en una entrevista en 2006. En ese entonces todavía no había comenzado su nueva etapa de carrera como Fred Lorca y seguía editando discos de drone pesado y ambient abstracto bajo el nombre de Earzumba. A ocho años de esa declaración, Lorca nos trae su sexto disco bajo esta encarnación, Soul morocho. No hay que caer en el mismo error que el entrevistador: puede que este trabajo parezca ser una de las presentaciones más formales de Lorca, pero todavía pide ser entendido como una prórroga del nuevo camino que abrió éste proyecto en 2009. Desde entonces, cada nuevo trabajo vio al músico enterrarse metro a metro en su propio imaginario sin destino ideal, sin magnus opus.

Algo que sí admitió Fred Lorca es que su disco anterior, Maquinita de vivir (2013), fue un punto de inflexión. Optando por la composición instantánea como modus operandi, el instinto animal venció, y Maquinita de vivir resultó siendo un disco ansioso e impulsivo pero también flojo. Soul morocho viene a equilibrar la balanza, manteniendo la estructura dispersa y el factor bizarro de siempre, pero con mayor experiencia esta vez o por lo menos con un concepto mejor direccionado. Antes habían sido las ansias de expresar cómo Lorca veía el mundo a través de sus ojos, lo que habían motivado ésta inflexión. Y aunque este nuevo trabajo sigue el camino estético, no lo hace por las mismas razones. Parece haber un verso importante en cada canción, y de ahí los versos restantes se rellenan con rimas y juegos de palabras, el mensaje de la canción y su interpretación quedan libres. “Un tarado inútil“, por ejemplo, gira alrededor de repetir “tarado” y pegarlo con “coreano”, “marrano”, “cables pelados”, “no más palos”, cada sílaba manteniéndose en el aire como si arrastrara un haz de sintetizadores. La base se mantiene constante en un loop, ni lenta ni rápida, sino incómoda y siniestra.

Soul morocho es un disco de extrema repetición, tanto de recursos como de patrones dentro de las canciones. Pero Fred Lorca la utiliza como un arma de doble filo: justo cuando parece que el mensaje de la canción es uno solo, directo y único, comienza a meter pequeñas trabas hasta desviarse y dejando al mensaje en un lugar muy dudoso. En “Arte del problema“, Lorca se niega a que “el arte no me sirve para nada”, lo que parecería ser una de las revelaciones más fuertes del disco… pero rápidamente empieza a corregir “helarte no me sirve para nada / tampoco olvidarte, congelarte”. O es una tomada de pelos o es una especie de flujo de conciencia anómala, o las dos.

El sonido también está envuelto en una nube oscura, hasta el punto en que se hace muy difícil saber qué de lo que está sonando es humano o mecánico. Esta incertidumbre va de la mano con el humo espeso que es la letra, haciendo que todo el disco se sienta como un interrogante gigante. Incluso cuando Lorca se pone más personal y mete tres canciones seguidas que hablan poco y mucho sobre sus relaciones amorosas, empezando con “Si te vas“, y termina con una libre interpretación del tema de Manal, “Mujer sin nombre“, interrumpe la seguidilla con “Duda“. Ahora, esto se podría analizar como que es justamente la duda la que interrumpe momentáneamente la relación amorosa de Lorca, después de todo la letra del tema no hace más que repetir exhaustivamente el título. PERO NO. ¿Qué hace? Usa samples pornos en la canción, gemidos masculinos y femeninos sirven de beat. Sigue siendo otra desviación del mensaje, pero nunca se vuelve un contraste tan bruto como ahí. Y de ahí continua inocentemente con “Me debes un beso“, como si no hubiera pasado nada cuando acabó de hacer una tremenda (y pervertida) sinécdoque de lo que es el disco. La manera en la que Soul morocho toma una idea, localiza su camino lógico y hace todo lo posible para terminar de recrear lo contrario hace que sea uno de los discos más interesantes de Fred Lorca. Las expectativas y el trayecto de las canciones se ven encerradas en una pelea egoísta en la que el único ganador es el músico.

Como todas las tapas de Fred Lorca, Soul morocho tiene un perro. Pero este perro no es como los otros cachorros ni canes con cara tierna. Es un perro negro como la noche, la sombra le tapa los ojos, y hasta si se lo mira rápido podría llegar a pasar como una mancha en medio de la arena. Oscuro, bizarro, incorrecto, vicioso, repetitivo, agobiante, saturado, minimalista, incómodo, genio.

Se puede escuchar Soul morocho de Fred Lorca en bandcamp.

Un pensamiento en “Discos: Soul morocho, de Fred Lorca

  1. Pingback: Balance 2014: Los mejores discos | Bonsái Clara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s