Cobertura: Jam de dibujo en Espacio Asterisco

Fotos por Lucia Osorio

1975250_10203245835686925_1559370895_nLa incertidumbre de la página en blanco se transforma de a poco en una imagen, los sonidos desconocidos mutan en melodías que también son, de alguna manera, imágenes. Todo adentro del artista que improvisa es primero una energía un tanto amorfa, un impulso invisible y espeso que de pronto emerge… y se siente; porque todos los que estamos ahí, frente al artista, lo sentimos cuando este lo deja escapar: sentimos lo magnífico, lo inesperado y lo bello de la improvisación.

Improvisar música, o poesía, siguiendo en la misma línea, es algo que, valga el término, nos “suena” bastante. Las palabras y los sonidos, es evidente, pueden volar por el aire, pueden combinarse y fundirse de mil maneras desde los dedos del que toca un instrumento hasta los oídos de aquel que se deleita con el arte del otro. Escuchar una improvisación es una experiencia adrenalínica, pero, ¿qué pasa con la vista?

En el comienzo de su libro Free Play (título que ayuda a entender que no por nada “play”, de “ejecutar un instrumento” y “play” de “jugar” se dicen del mismo modo en inglés), dice Stephen Nachmanovitch que cuando improvisa siente que crea “(…) una obra que tiene a la vez la frescura del momento pasajero y (…) la tensíon y la simetría estructurales de un organismo vivo.” Es que una obra improvisada está viva, y más aún si su material lo está.

1897654_10203245734964407_1730000294_n

Una jam de dibujo. Ambiente conocido dentro de su ambiente, como tantas cosas del arte. Confieso que sé de la existencia de este tipo de experiencia desde no hace mucho tiempo. Se puede describir en pocas palabras: una mujer desnuda, gente que la dibuja; pero es, en verdad, mucho más que eso.

En principio, dibujar es, de alguna manera, como escribir. Coincido con Marguerite Duras al decir que se escribe en soledad, y siempre hice extensiva esa sentencia al dibujo: “se dibuja en soledad”. Ahora bien, ¿se puede dibujar “en grupo”? No me refiero a muchas manos sobre un papel, sino a si es posible compartir la experiencia individual, el momento íntimo de creación de un dibujo con un grupo de gente… ¿Y se puede compartir la improvisación de un dibujo? Sí. Sí. Sí.

1959278_10203245775125411_649807464_nEsta jam de dibujo fue en Banfield, en Espacio Asterisco, un centro cultural que es, como su nombre lo indica, un “espacio”, un pedacito cálido y acogedor en una casa, un living habitado de sillones, ninguno hermano del otro, puertas de colores, marcos de puertas de otros colores, un patio desde donde se ingresa a un pequeño ambiente en que aparece Sonia García Espil, detrás de la barra vendiendo unas empanadas deliciosas, pero también detrás de todo lo que sucede en Espacio Asterisco. Es temprano, todavía; le presento a mi amiga que va a sacar las fotos. Entramos al “espacio”, al centro cultural-living, al hogar-escenario en cuyo piso de madera se despliega una alfombra con arabescos. Las paredes blancas están pobladas de imágenes: Beatles, Louis Armstrong, folletos de eventos anteriores del lugar (y de otros lugares), y la Coca Sarli arriba, imperando en la pared, quizá como un mensaje, o unpresagio.

En un sillón la primera modelo, Estefanía, está sentada leyendo; está descalza y espera. La fotógrafa se acerca a preguntarle si puede fotografiarla, y ella acepta. Hay un breve limbo, un recorrer el lugar con la mirada; los músicos (Miguel Ocampos en piano y Mauro Briatore en guitarra) se van poniendo cómodos y los dibujantes se van ubicando. Son pocos, por ahora, lo que le da a la situación cierto carácter intimista que provoca una comodidad paulatina. La modelo se desnuda y posa sobre una alfombrita roja: sentada, una rodilla flexionada sobre la que descansa un brazo, suelto, lánguido; está torsionando hacia un lado y tiene la mirada baja (esa mirada profunda y melancólica la mantendrá siempre, en todas las poses). Se larga el jazz.

1922131_10203245801046059_1925863637_n

Un tema, una pose: el jazz hace que todo se vuelva más adrenalínico, los solos de los músicos de a poco van generando una atmósfera donde todos, inevitablemente, improvisan, y comparten el clima de improvisación. Poco a poco se suman dibujantes que despliegan sus materiales a gusto y piacere: hojas de distintos tamaños, carbonilla, lápiz, acuarela… Y una va viendo los diferentes dibujos y piensa “qué lindo… qué lindo saber dibujar…”.

Hay de todo: algunos copian, se esmeran, se corrigen, se decepcionan, empiezan de nuevo… Pero de pronto el tema cambia, y ‘Round midnight se transforma en Stella by starlight, y entonces cambia la pose… Como ríos que van modificando su curso pero siempre sin detenerse, así se improvisa, así se dibuja con el jazz. Hay dibujantes un poco más osados, que “juegan”, y transforman la pierna flexionada de la modelo en una pierna larga y estirada, aumentan el tamaño de sus pechos, le agregan mundo alrededor. En un momento la modelo se traslada a un sillón, donde puede hacer otro tipo de poses: siempre inmóvil, como una escultura de cera, una profesional de la quietud.
1653248_10203245764525146_904527868_nMás tarde le pregunté en qué pensaba cuando posaba: “en nada…”, me dijo, “…estaba escuchando la música”. Entonces se me ocurrió una pregunta (y a la vez una posible respuesta): ¿cómo se puede hacer colectiva una experiencia en la que cada uno está sumergido en su propio universo? Como espectador quizás sea más sencillo analizarlo: los ojos se nutren de trabajos que van de la copia, a líneas que, tímidamente, recuerdan a los dibujos de Gustav Klimt, o de Schiele, lo que hace que la mixtura produzca una sensación de multiplicidad dentro de la cabeza del que observa…Pero, ¿qué pasa con los dibujantes y la modelo, con la modelo y los músicos, con los músicos y los dibujantes? ¿Cómo se relacionan?, ¿cómo se conectan entre sí? (porque es perceptible que hay una conexión flotante)… Es la música. Lo que tenía la modelo en la cabeza era lo que, creo, teníamos todos: el jazz, la música del juego por excelencia.

La segunda parte de la jam tiene otro aire. La modelo es otra, con una estética muy distinta de la anterior:los dibujos, entonces, serán otros. También cambian los músicos (ahora son Miguel Blank Entin y Augusto Villaronga) y la música. Es un dúo de guitarras que abre con Barro tal vez(reaparecerá el jazz en su repertorio), pero esta vez los temas duran mucho más. La atmósfera que se genera ahora es de ensueño, es como flotar en un lago tranquilísimo. Luciana posa siempre en el sillón, y exhibe sus curvas con la misma paz que la modelo anterior (su mirada, eso sí, es distinta: más seria, menos melancólica). Tiene un cabello larguísimo que en algunas poses descansa sobre su espalda y, en otras, se hace a un lado, recogido en un rodete.Este segundo fragmento es más largo, los que dibujan, desparramados entre el piso y los sillones, tienen la oportunidad de saciar su instinto creador: algunos cambian de técnica (la acuarela suma adeptos), o se detienen a tallar un rostro en el papel.Finalmente, Sonia se acerca para anunciar el fin de la noche: la modelo sale de su última pose, los dibujantes levantan los ojos del papel y todos despertamos de una especie de sueño contemplativo.

1010998_10203245744484645_1100751687_nA algunos se nos ha abierto una puerta: se puede dibujar en grupo, se puede mirar, se puede ver como alguien pasa de los ojos a la mano en un segundo, y crea algo bello. Se puede ver a una mujer desnuda mientras se escucha jazz o rock y se observan varias obras de arte naciendo a la vez. Un enjambre de creadores explotando en conjunto: todos independientes pero también siendo parte de esa experiencia común, casi ritual, que nos trae la música.
¿Nos juntamos a dibujar?
Próxima jam de dibujo: 7 de marzo, 21 hs, en Casa Presa (Valdenegro 2636)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s