Discos: Los Laureles, de Los Laureles

Los Laureles: Los Laureles
Independiente (2014)

A modo de introducción, pero también advertencia, lo primero que escuchamos cantar a Los Laureles son “No importan los detalles, siga el movimiento”. Las palabras se repiten y de repente quedan suspendidas en un aire de sintetizadores, un rato nada más, lo suficiente como para que el mensaje sea digerido y la mente se prepare para seguir el consejo una vez que vuelve la canción. El resto del disco presenta a Los Laureles en su debut como una banda firme, pero sin miedo de perfilar como un dúo en el que cada sonido está perfectamente posicionado, o dejar que su lado más desprolijo y visceral salga a la luz. Entonces, con el foco de atención lejos de los detalles, cerramos los ojos y nos dejamos llevar por el movimiento.

Los volvemos a abrir cuando termina el disco y pero la conclusión que gira en nuestra cabeza es vaga. Sí, parece un disco como muchos otros que escuchamos, rock como cualquier otro rock. Pero ¿qué es lo que no cierra entonces? Las guitarras mantienen el sonido en un lugar cómodo y conocido… pero las canciones tienen algo más, esconden algo más en esos detalles que me pidieron no seguir. Los Laureles tiene una manera muy particular de escribir; puede que la novedad no esté en el sonido en sí, pero las estructuras de las canciones juegan constantemente con la anticipación y con lo que pensamos que tendría que suceder.

“Club nocturno” parece empezar como un mantra stoner, pero sobrepasa los seis minutos de duración alternando entre distorsión pesada y rock nostálgico; “Huertas malas” se la pasa anticipando una batería que nunca va a venir; “Predio ferial” cambia completamente las perillas para llevar el sonido a un lugar más sucio y desintegrado. Está bien, no nos detengamos en estos inmensos “detalles”, ya es difícil hacerlo cuando lo que se pone de frente es una fluidez y una sencillez fundamental.

No es que Los Laureles sea una banda con falta de detallismo o pequeños errores que nos piden que ignoremos. El pedido con el que inauguran el disco habla más que nada acerca de cómo ellos piensan la tarea de componer. Atrás de los rasguidos y los ritmos rápidos hay ideas originales y una excelente manera de dar vuelta la fórmula. El movimiento que hay que ellos siguen es el que no les permite frenar a ver si lo que están haciendo está fuera de lugar cuando hay un mensaje tan urgente capaz de romper cualquier tipo de predecibilidad para salir.

Se puede escuchar Los Laureles de Los Laureles en bandcamp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s