Opinión: ¿Qué tan grande se puede soñar?

Foto por Leo Liberman

No fue algo de un día para el otro, ni creo que haya sido un solo factor el que dio el quiebre. Es indiscutible que la manera en la que se mira a la música nacional no es la misma que la de hace veinte años. Algo cambió en algún punto de la línea temporal que empezó en el 67 y nos tiene hoy buscando ídolos, nuevos representantes de la música argentina. Algo solo no, son millones las cosas que cambiaron, pero hay una manera de ver el panorama musical que no es el mismo y quizás nunca lo vuelva a ser.

Los grandes medios especializados en la Argentina dejaron de ver el presente, y ni hablar del futuro. Parece mentira lo poco representados que están los artistas en los medios nacionales. Estas voces se tuvieron que volver “independientes” para separarse de esa voz glotona por convertirse masiva. Entonces, si el estrellato nacional, el hit radial, el estadio lleno, son solo virtudes reservadas para la música de contrato, ¿qué tan grande puede soñar ser una banda independiente? ¿Quiénes son los actuales modelos de grandeza a los que se puede aspirar? ¿Hay un techo fijado por la desmoralización de las grandes discográficas?

Por más que el artista independiente alcance una difusión y estatuto de inmensidad similar al comercial, siempre va a estar peleando a la par de éste. No hace falta más que analizar un poco la grilla de los ultra festivales organizados por productoras que prefieren que una banda de culto como Pez, con una carrera que empieza desde la década del 90 tenga que tocar antes y en un escenario más chico que el último producto que el mercado escupió. Siempre va a aparecer el nombre de una artista de la talla de Juana Molina al lado de cantantes que recién nacían cuando Juana sacaba su primer disco, tocando en un horario mucho mejor.

El talento está, es probable que la música nacional nunca haya estado en tanto auge, parecen no alcanzar los oídos para llegar a escuchar todo. Pero si se quiere mantener esta integridad artística, se debe renunciar al gran sueño de ser la próxima banda llena-estadios, todo el país escuchando el último disco: esto no existe más. Las grandes oportunidades de encabezar festivales o tener una distribución masiva de discos físicos son dadas al primero que acepte venderse, al más preocupado en perder talento y originalidad para ganar seguidores y posicionarse como un producto cómodo. No hay grandes apuestas a lo nuevo, a lo innovador, a lo original.

Tomemos el caso El Mató a un Policía Motorizado también, un referente histórico en lo que se refiere a esfuerzo y trabajo duro. No hay oído que esté interesado en el rock independiente que no haya escuchado ni presenciado un recital de El Mató. Pero el reconocimiento de parte del público masivo que pueda llegar a tener no alcanza ni la mitad de lo que debería para una banda que no deja de tocar por todo el país y fuera de la frontera, y cada presentación sigue sonando con la misma dedicación que siempre. Es muy probable que El Mató ya haya o por lo menos esté cerca de tocar un techo inédito para una banda de rock independiente, no hay artistas más comprometidos con lo que hacen ni mejor ejemplo para lo que un músico puede aspirar hoy en día.

Lo vuelvo a preguntar, ¿qué tan grande se puede soñar? Está bien, que el River lo llenen las cantantes de Disney, que se lo queden. Bueno, que Musimundo se quede con todos los cds de Tan Biónica, dale. La música nacional independiente está marcando un nuevo norte, un nuevo punto de atención. Las aspiraciones no son las mismas, y no tendrían que serlo cuando todo lo demás cambió completamente. Así también como se reconoce que “estamos en una era de oro del rock nacional” (Alfredo Rosso, Revista NaN, 2014), el mismo compromiso está en los oyentes, en el público que nunca se pierde un recital de su banda, el que ayuda a difundir desde su Twitter, el que le obliga a su amigo a escuchar ese disco. El mercado se queda con sus oportunidades, el arte se queda con las suyas. Se puede soñar lo más grande que se quiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s