Discos: Vísceras, de Weste

Weste: Vísceras
Independiente (2014)

Es difícil hablar de Weste como dos personas en vez de como una entidad propia. Por más que las identidades de Clara Trucco y el productor uruguayo Ignacio Pérez tengan un peso muy fuerte en Weste, es difícil pensar en otras dos personas que compartan un universo creativo tan en sincro. Vísceras se entiende como una especie de consolidación del proyecto, por más que el sonido hable de una búsqueda constante por romper barreras y entregarse a la experimentación.

Hace dos años Weste sacaba su primer trabajo, un EP homónimo en el que Clara Trucco experimentaba las distintas articulaciones de su voz, “hablando un idioma donde no importa lo que se diga sino cómo se diga”. “Orden” (también incluida previamente en el EP) hace que Vísceras comience desde este mismo camino: “Las palabras no alcanzan ni hacen falta / vos sabes todo lo que yo se”. Esto puede implicar una menor cantidad de versos en comparación con la participación de Trucco en Fémina, su otra banda, reemplazando el rapeo por un minimalismo poético cargado de mensaje. Pero más que nada significa que la verdadera atención de Weste está en el sonido, la increíble mezcla de sonidos orgánicos y electrónicos, folclore y sintetizadores, música oriental y hip-hop.

Cada verso en “Mulán” se repite con una firmeza cargada de esperanza, la primera vez parece un pensamiento espontáneo y termina siendo un mantra. La colaboración del productor Ramiro Jota (en el beat como siempre) se nota más que en cualquier otra canción, especialmente en la prolijidad con la que el ritmo se arma y desarma. “Pájaro” es más que un buen ejemplo del oído intuitivo que tiene Pérez como guitarrista; es también una muestra de la manera en la que Trucco se acerca al trabajo de componer: por más poética que alcance ser la lírica, el verseo mantiene una cualidad musical innata, especialmente en la selección de palabras y rimas. La manera en la que la impecable instrumentación y producción del disco se une con la naturaleza espiritual que inspiran las letras es el verdadero mérito de Vísceras.

Teniendo en cuenta que la primera mitad del disco ya tiene la batalla prácticamente ganada, canciones posteriores como “Dichoso”  y la reversión más minimalista de “Piel” de Fémina, se aseguran de dejar la victoria en claro. De ahí en adelante, en el último tramo se vuelve más fuerte la presencia de beats y sintetizadores, pero no con el mismo enfoque que al comienzo. Las últimas palabras que escuchamos cantar son “más allá de mí, lo que yo quiero ver…” dándole una especie de cierre abierto al disco, combinada con la falta de cierre que tiene la búsqueda espiritual del yo. Y ahí se va Weste, más fuerte que como había llegado, pero sin dar por terminado el viaje.

Se puede escuchar Vísceras de Weste en bandcamp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s