Discos: Últimos días del tren fantasma, de 107 Faunos

107 Faunos: Últimos días del tren fantasma
Discos Laptra (2014)

¿Qué se puede decir sobre 107 Faunos? ¿Se puede criticar su desprolijidad? ¿Se los puede tildar de desafinados? ¿Sirve criticarlos por la simpleza de sus canciones? No tiene mucho sentido hacer estas acusaciones cuando son características que la banda platense logró apropiarse con todo gusto. ¿Cómo puede hablarse del estilo principal de 107 Faunos como si fuera un error? Especialmente si se tiene en cuenta que estas mismas razones son las que hacen que el fanatismo de la banda crezca con cada disco nuevo. Sin embargo, Últimos días del tren fantasma se presenta como un trabajo más serio de una banda que pasó su vida cantando sobre boxeadores mejicanos y Scottie Pippen.

Hace ya cuatro años, Creo que te amo fue un paso hacia adelante en cuanto a producción y composición para la banda. Últimos días del tren fantasma no supone un paso muy superior con respecto a este trabajo. Canciones como “Jazmín chico” buscan enfatizar la seriedad a través de dejar que un piano lidere la canción, y la producción hace lo mejor en enfocar armonía y estabilidad. Los singles “Cosas raras rotas”“La turba” sí sirven para arrancar el disco con mucha fuerza y, por más que no sean una novedad, llegan sugerir una ambición en la potencia del sonido inédita.

Hay una urgencia que satura todo el disco de comienzo a final. Hay muy pocos momentos en las canciones que queden sin cantar, casi no hay lugar para introducciones ni intervalos, más allá de “Triceratops Roll”. Una vez que comienza la letra, no hay nada que la pare; y es porque 107 Faunos está cantando desde un lugar personal muy honesto. Cada sentimiento busca salir sin represión y las canciones se vuelven el medio justo para ahogar nostalgias y cantar lo aprendido en la experiencia.

Muchas veces este cambio les cabe perfectamente, otras veces la desprolijidad innata en la banda hace que la intención se quede corta. “La Plata” es una canción con un increíble mensaje acerca de las bandas locales independientes contra “la falsa aristocracia que llena los lugares”, pero se quedan en el camino antes de llegar al final, desaprovechando la honestidad que desangra de la letra. Pero la mayoría de los intentos terminan en victoria y los errores no se vuelven a repetir. “2 de Julio” es un perfecto ejemplo de realización y perfila ser una de las canciones mejor logradas en la carrera de 107 Faunos. De ahí en adelante, el cierre del disco mantiene la misma línea.

Puede que 107 Faunos haya dejado atrás los cantos de cancha y por más que esa era su gran razón de existir y atractivo de fanatismo, es un cambio lógico en la búsqueda de un sonido más propio todavía. La admiración que ganaron todos estos años no va a decaer a pesar de este cambio, especialmente cuando se están tocando temas que hacen difícil el no sentirse identificado. Por más que la desprolijidad y la desafinación que los caracterizaba no pueda describirse como error, pero no se puede negar que estamos escuchando una maduración en 107 Faunos. Últimos días del tren fantasma opta por cambiar el discurso banal y los personajes de caricatura por introspección y sinceridad personal. Cargado de nostalgia e inseguridad, no busca personajes inventados. Ya hay una banda de personas buscando desahogarse.

Se puede escuchar Últimos días del tren fantasma de 107 Faunos en bandcamp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s