Discos: Branas, de Cosmo

Cosmo: Branas
Independiente (2014)

Los romanticistas ubicaban al principio histórico del arte en las primeras idealizaciones del amor. No encontraban una mayor fuente de inspiración que pudiera explicar el inicio del arte que el amor. Cuando hace doce años Spinetta dijo que el amor “es una vaca ausente de la que mamo” se refería justamente a la propiedad inagotable que tiene el amor para inspirar. Motivar cada movimiento, influenciar el pensamiento de cualquiera, y ser uno de los temas fundamentales en el arte a través de los siglos. En Branas, Cosmo se entrega a estas mismas musas, con la dulzura y honestidad que bien conocimos en su debut hace tres años. Sin embargo, la banda tuvo tiempo de tomar perspectiva y mejorar su ya impecable calidad para componer canciones y hacer que Branas no sea otro disco más de amor.

Pablo De Caro, al igual que en el primer disco, hace un inmenso trabajo como liricista, no tanto por el valor poético de las letras como por el nivel de simpleza y honestidad emocional. En la apertura del disco, “Vos poeta”, se la agarra justamente contra el poeta que se pierde en la verborrea de sus palabras sin dirigirse con realismo a la vida del lector: “Vos poeta, ¿podrás decirme por qué me pasó esto a mí? /¿Y dejarás de hablar de qué hacer y empezarás a ser?”. De Caro conoce bien el poder de una canción simple y honesta; en “Amigo mío” reconoce que lo que distingue al arte de todas las otras manifestaciones de amor es su capacidad de crear un testimonio inmortal (“la música te puede hacer eterno”). A esta altura, cada canción de Cosmo comienza a sentirse más y más como una confesión y una dedicación amorosa.

La banda sigue explorando los convencionalismos de la canción pop, cada vez con mayor acierto. Todos los instrumentos tienen tanto la cualidad de brillar como de mantener el sonido en un lugar ligero y nunca abrumante, por más que estén tocando más de siete músicos a la vez. Esto es un logro de Tomás Molina Lera, de Les Mentettes, en la producción, controlando la calidez que ya tiene Cosmo como banda y dejar el sonido lo más nítido posible. Probablemente la mayoría de estas composiciones hubieran encontrado un lugar tan cómodo en éste disco como en el primero. Por eso es la producción la que se encarga de mantener una diferenciación, dándole una mayor presencia a las baterías electrónicas de Ricardo Balado y a los teclados envolventes de Pablo Font. La voz de De Caro suena bien al frente, su guitarra y la de Ayar Sava se dividen los parlantes mientras las trompetas de Andres Ravioli terminan de decorar las melodías.

Branas suscita esa nostalgia de épocas de inocencia dorada, con esa canción de fondo que no dejabas de escuchar porque parecía estar cantando especialmente a vos, describiendo en forma de verso y estribillo lo que sentías mejor que cualquier otra persona. Canciones para el amor, para el desamor, para la soledad y la reconciliación. Seguro que Branas tiene más de un momento en el que lo cursi y azucarado se vuelve tangible, pero la verdad es que no son muchas las veces en las que se escucha cantar desde el corazón con tanta claridad.

Se puede escuchar Branas de Cosmo en bandcamp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s