Discos: Full Chamba, de Full Chamba

Full Chamba: Full Chamba
Damasco (2014)

Hay bandas con un sonido muy marcado, un estilo firme que define cada trabajo que hacen y que también los delata cuando intentan cambiar. Otras bandas nunca terminan de elegir un sonido que los marque, se encuentran constantemente en un camino eterno para no dejarse encasillar. Full Chamba, por más que este sea su primer disco, no está cómoda específicamente en ninguna de las dos.

Las primeras impresiones son de una banda pop, amantes de los beats simples y los teclados bien adelante. Canciones como “Deja que pase” o “Llueves” dejan este punto bien en claro, argumentando tanto versos como estribillos pegadizos. Las estructuras se mueven en función de lograr este golpe y el resultado es efectivo. Pero las primeras impresiones siempre engañan. Por más que estén obsesionados con la canción pop electrónica, Full Chamba no se permite ser una típica banda pop.

Un repaso más profundo por este EP sirve para despistar el primer prejuicio y encontrar algo más complejo. El disco permite ser escuchado como una descomposición del formato “canción pop”. Cada tema está lleno de detalles, altibajos inesperados de climax, riffs de teclado muy originales o finales alargados. Es muy interesante escuchar a Full Chamba en la búsqueda de nuevas fórmulas, pero muchas veces tienden a perder de vista el panorama general de cada tema.

Las melodías están pero no siempre en unísono con lo que está pasando atrás, y muchas oportunidades se sienten desperdiciadas. La mayoría de las frases musicales o no están acompañadas de una letra memorable o simplemente terminan cayendo en mal momento. “Mortal” crea un excelente suspenso hacia un estribillo que no termina de enganchar por falta de una letra tan poco identificable; el verso y el estribillo de “Llueves” podrían venir tranquilamente de dos canciones distintas. Tienen una increíble visión de lo que significa la producción y experimentación de texturas (especialmente teniendo en cuenta que son un dúo), pero sus mayores ventajas quedan en un limbo cuando la visión artística no se decide completamente en qué resaltar.

Algo muy parecido pasa con las letras del cantante Alfonso Devoto. Son muchas las veces en las que se hacen alusiones a grandeza, “pensando en qué dirá el mundo” en la apertura de “Mortal” o tratando de recomponerse “después de tanta inmensidad” en “Inmensidad”. Son cuestionamientos muy valiosos pero que quedan de más al lado de letras tan triviales como “sos caramelo, amor / vino frappé” (“Cristal”) o “todo junto me pegó mal / estoy paraway” (“Deja que pase”). Entre tanto ida y vuelta sin necesariamente llegar a una conclusión, el mensaje del disco se termina perdiendo.

En su primer disco Full Chamba se plantea más preguntas que respuestas. Es un ejercicio importante y necesario tanto para el oyente como para que el género mismo se auto-cuestione. Incluso cuando efectivamente no terminen haciendo todo lo que el disco promete hacer, la intención se escucha palpable y algo que hay que valorar en un género conocido por darnos constantemente la respuesta en bandeja. Y si solamente con un primer disco lograron todo esto, sin dudas hay que estar más que atento a escuchar su siguiente paso.

Se puede escuchar Full Chamba de Full Chamba por bandcamp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s