Cobertura: Diosque en G104

Fotos por Eric Olsen

Antes de comenzar me gustaría acomodar un poco las ideas, para no perder la objetividad entre tanta euforia después de la presentación de Constante. Estamos ante la revolución del beat, son varios los casos en los que el cantautor supo encontrar en el beat su nueva fuente de inspiración: Diosque fue un arquitecto en él. Cambió su estilo, adaptó sus viejas cantatas a éste, y el resultado habla por sí solo.

La noche del viernes es algo calurosa, la primavera está muy cerca. Nos regalan cervezas de desconocida marca en G104, estamos todos muy ansiosos, expectantes a lo que se viene. Un escenario lleno de pads y sintetizadores, una hamaca entre el público; claros anuncios de que una fiesta va a suceder aquí, donde uno podrá descargar toda su felicidad hasta hamacándose si lo desea.

Con porte extravagante, Diosque llega a escena como un frontman empedernido. Comanda su grupo con carisma, y la devoción de sus compañeros es evidente. Los primeros sonidos de “Fuego” comienzan, en un lugar colmado, y la fiesta es automática, nadie puede quedarse quieto. Ni siquiera él mismo, que transpira su extravagancia escénica desde el primer momento. Desde este momento el público queda entregado, con tan solo una canción uno se vuelve esclavo de su ritual.

Le sigue “Una naranja”, uno de los puntos claves del disco que, sobre el escenario, termina de consagrar el sonido del vivo. Contra un disco de opulenta y meticulosa producción, el vivo claramente podría ser un desafío; pero no para ellos. Aquí las partes son una. Al summit del beat, Diosque se arroja al piso de rodillas y mira al techo, al cielo, rendido completamente al sonido, siendo un discípulo de él, quien lo está elevando a un lugar desconocido por todos. Llegando al final de “La cura”, el sonido se corta, y la canción se desarma. Pero los aplausos no cesan, y el sonido vuelve. “La cura” debía seguir, y de a poco los teclados retoman el cierre. Diosque retoma la unión con el micrófono, preguntando “¿hola?” como si fuera un teléfono. Con solamente tres canciones, ya se plantea el espíritu de la noche: el público enloquece con él, frente a un poder escénico instantáneo. Diosque es aquí la Cura, nosotros los aprendices.

El clima se mantiene insistente durante todo el show, incluso cuando suenan temas viejos de I Can Cion y Bote reinterpretados y adaptados al nuevo sonido. En cada canción Diosque baila, se arroja, nos besa, nos ama. Somos todos uno con él, y nos encanta. Cuando presenta el “primo hermano” de “Bronceado”, otro de los hits de la noche, la gente baila desenfrenada ante la pseudo-cumbia que estalla desde los parlantes. Ante nuevos sonidos, nuestros oídos se sienten a gusto y se entiende perfectamente lo que sucede. No hay sorpresas, solo disfrute.

El set va terminando. Suenan las últimas de Constante. Diosque se despide. Queremos que vuelva, necesitamos más. Es un ritual sanador, una terapia que deja que pensar, que prepara al hombre para seguir con la vida terrenal y citadina, esa que tanto pesa. El baile y la euforia son perseverantes, no se puede dejar de destacar. Diosque volvió a escena. Para sorpresa, aclara que van a repetir “Fuego” y una versión algo más estirada cierra la noche. ¿Cuál es la intención detrás de repetir el primer tema? ¿Sacarse las ganas de tocar su tema favorito? ¿Darle al público algo que creen necesario? ¿O cerrar ese círculo de canciones, ese Constante que caracteriza el nuevo punto de arranque de este artista? Es infinito, al final le sigue el principio, los sonidos resuenan. Nos vamos felices.

Más fotos de la cobertura analógica en nuestro álbum de facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s