Discos: Awaribay, de Oblinof Kohara

Oblinof Kohara: Awaribay
Tuamalanpak Records (2014)

La experimentación puede venir de infinitas formas, y si alguien lo sabe es Oblinof Kohara. Pero por más que se lo conozca especialmente por el proyecto de electropunk Payaso Cagar Trompada o el excelente e insólito Modem Art, su nuevo trabajo habla de un nuevo tipo de experimentación para él. Las canciones para Awaribay empezaron a salir cuando afinó su criolla para compensar la falta de una cuerda nunca repuesta. Buscando tonos, armando colores, de a poco las canciones fueron surgiendo, como si hubieran estado ahí escondidas todo este tiempo pero nadie se había animado a buscar en lugares tan lejos de la afinación tradicional. 

Con el mismo paso las letras tampoco tardaron en aparecer, también destapando temas de profundo impacto emocional como son la separación y el cambio. En contraste con todos sus otros trabajos electrónicos pero en línea con su trabajo “solista” acústico, Awaribay es una oportunidad para Kohara para analizar y hacer canción todas sus inquietudes personales. Al mismo tiempo busca reencontrarse con esa voz, abordando la concepción tradicional del formato canción sin peros ni vueltas. No duda en hacer canciones basadas en “oh-oh-oh-oh”s, como en la apropiadamente titulada “En busca de canciones”, ni tiene miedo en cantar sobre amor y desamor.

En siete canciones que no llegan a los doce minutos totales, Kohara juega con el poder de síntesis como si fuera su recurso más importante. Los temas no pasan los dos minutos y, aún con un ritmo paciente, logran alcanzar la estructura introducción-desarrollo-cierre con más desenlaces climáticos que inconclusos. Los mejores ejemplos están en “Cambio no cambia” o en “Azules cálidos”, y no por casualidad son los resultados más memorables.

Muchos momentos se benefician de una producción tan directa y cruda, pero es también un arma de doble filo lista para resaltar los aspectos que hubieran necesitado una mejor pulida. Rompiendo con la intimidad de la grabación casera está el cierre de “Naves”, una especie de bonus track que comparte la experiencia de las presentaciones de Kohara en vivo. Pero también sirve para darle a Awaribay un final envolvente, con repeticiones psicodélicas y efectos intrigantes. Es prácticamente todo lo contrario a lo que el disco venía trayendo, pero a esta altura tampoco es como si Kohara haya encontrado una forma de experimentar que no sorprenda.

Se puede escuchar Awaribay de Oblinof Kohara en bandcamp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s