El Mató: Antes y después de la dinastía

emaupm la dinastia scorpioEl Mató a un Policía Motorizado: La Dinastía Scorpio
Discos Laptra (2012)

¿Qué significa La Dinastía Scorpio? Para El Mató a un Policía Motorizado significó un nuevo comienzo. Como el álbum blanco para Los Beatles, La Máquina de Hacer Pájaros para Charly García o Kid A para Radiohead, La Dinastía Scorpio plantea un nuevo horizonte para la banda. Sacándose de encima los años de hacer discos conceptuales, arrancando desde cero y tratando de redefinir nuevamente qué es El Mató. Muchos hablaban de Día de los muertos como la obra definitiva de la banda, pero a oídos sordos ellos se encaminaron en hacer su verdadero magnum opus.

El nuevo magnetismo ya venía latiendo desde la gira de dos años que empezó en 2011, donde se empezaron a estrenar versiones primitivas de estas nuevas canciones. Por esas mismas fechas también apareció Inédito, un disco acústico de Santiago Motorizado, formalizando un poco la estructura de esos temas y aumentando la anticipación de escuchar esos nuevos himnos. Entonces con la popularidad de Día de los muertos encima, arrastrando un creciente ejército de fanáticos a donde sea que toquen, la promesa del nuevo disco se olía en el aire de cada recital, mientras sonaban “Mujeres bellas y fuertes” o “Chica de oro”, recibidas y coreadas como nuevos clásicos.

En medio de una seguidilla de recitales en Niceto Club, finalmente salen esos dos singles. La anticipación se vuelve inaguantable, se empieza a hablar de lo que Augustuo Dallachiesa supo resumir en indieHearts como “uno de los mejores regresos en lo que respecta al rock vernáculo”. La elección de singles no podría haber sido más acertada, son dos pruebas aplastantes de la energía que prometía La Dinastía Scorpio. Un día de finales de noviembre el disco apareció en bandcamp, y la espera pudo terminar.

***

Poco sentido tendría extenderse mucho más acerca de un disco del que ya se ha escrito tanto y se ha escuchado demasiado. Lo importante es entender que La Dinastía Scorpio no es un disco más de El Mató, no es El Mató haciendo exactamente lo mismo que siempre. En primer lugar, se abandona completamente el anticuado discurso de la trilogía apocalíptica. Pero ¿qué queda cuando la banda se desnuda de un concepto con el que trabajó por cuatro años?

Es recién así que se puede entender a La Dinastía Scorpio como un documento de las preocupaciones más honestas de una generación. Se arma un fuerte discurso pop que por más que se mueva dentro de la mitología creada en Un millón de euros, la trasciende para establecer un vínculo mucho más poderoso. Se canta sobre problemas emocionales, sobre la negociación familiar, sobre los cambios de relación; pero también sobre los siempre adictivos discos y drogas, sobre las fantasías de película. Es un ida y vuelta entre el escape de la vida cotidiana y la maduración que implica aceptar la realidad y sincerarse con ella.

Por otro lado, la producción de Eduardo Bergallo en los estudios Ion es brillante, encontrando un balance perfecto entre nitidez y profundidad y entre las dos mejores caras de El Mató. Este acercamiento acompaña el sentimiento de la primera mitad del disco resaltando las fortalezas de la banda como ninguna otra producción lo había logrado. También sigue de cerca la oscura segunda mitad, donde los detalles se notan a un nivel más amplio y delicado. La contundente prueba final queda en manos de “El fuego que hemos construido”, experimentando en casi ocho minutos tanto con el lado más emotivo de El Mató como con el más disonante. En palabras de Valeria Lugosi, “es una obra de arte en todos los sentidos.”

***

Es difícil separar y analizar con propiedad los efectos que tuvo La Dinastía Scorpio en la escena musical. Después de todo, es una bomba que todavía sigue explotando. Hay que admitir que al principio mucha gente se mostró escéptica frente al nuevo sonido de la banda. Tanto público como medios especializados reconocían una “discusión” frente al disco, un prejuicio que apuntaba que “ya no iba a ser lo mismo, que iba a haber algo que no me iba a convencer”. Santiago Motorizado mismo admitió su experiencia, en una entrevista con Facundo Enrique Soler en Página/12, con un fanático en dilema “al que le gustaba la banda pero tenía contradicción en aceptarlo.”

Pero el debate no tardó en favorecer el indiscutible logro de la banda. La Dinastía Scorpio era un antes y un después tanto para El Mató como para el rock nacional. En el medio de una escena tan dispersa y fragmentada como es la independiente local, el disco se alzaba como un hito generacional, un trabajo capaz de iluminar todos los rincones artísticos de la región. A nivel internacional, las giras mundiales se extendían cada vez más (y siguen hasta el día de hoy), el reconocimiento se volvía masivo.

La escena platense renació con una nueva frescura, con un nuevo entendimiento del alcance que podía llegar a tener una banda independiente. La cantidad de bandas que siguen el ejemplo de El Mató se vuelve incontable de mes a mes, el mensaje se pasa de boca en boca, de canciones en canciones. Hoy esa escena tiene una naturaleza muy definida, un alma y un cuerpo que llegaron para quedarse. Como bien lo supo expresar Lautaro García en una cobertura para Indie Hoy, “ya no son la promesa de La Plata, son la realidad de un recambio musical”.

Se puede escuchar La Dinastía Scorpio de El Mató a un Policía Motorizado en bandcamp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s