Discos: Duelo y melancolía, de Emi Médanos

Emi Médanos: Duelo y melancolía
Independiente (2014)

En abril de 2011 Emiliano Barreiros grabó unas canciones en la intimidad de su casa en Bahía Blanca, como un náufrago en la soledad de una isla remota que escribe sus penas en una carta y la tira en una botella al mar. Después de tres años, la botella encuentra orilla en la ciudad de Buenos Aires, y se mezclan y masterizan en el Invisible Estudio, el gran refugio del under local. Duelo y melancolía es la edición formal de esas grabaciones, esas canciones que estuvieron tanto tiempo escondidas y que finalmente encontraron sus oyentes interesados en indagar en el proyecto solista del cantante de Fin de Semana y El Hombre Que Viene de Médanos.

Estas grabaciones son anteriores a la discografía de los dos proyectos paralelos de Barreiros, quien toma el alter-ego de Emi Médanos en este disco. Sin embargo, hay un enlace palpable entre el estilo de Duelo y melancolía y lanzamientos más recientes como Invisible, el último disco de Fin de Semana. Esa voz de garganta honda y melodías ligeras, esa ambición pop y fidelidad acústica; todos los recursos que con los años Barreiros supo adiestrar y profundizar se encuentran en este disco en su carácter más básico y original.

Igual de originario suena el proceso compositivo en Duelo y melancolía. Son canciones que viven en la brevedad: por más que esté compuesto de siete tracks, la duración total apenas supera los diez minutos. Con poco tiempo, Barreiros es rápido en ir al grano y, en la primera mitad del disco, pintar un paisaje perdido en donde todos sus cercanos están muertos o desaparecidos. “Confesión” arranca la segunda parte admitiendo “los maté a todos, esto no es un juego”, y de ahí en adelante el canto está teñido de soledad y culpabilidad, de alienación y reclusión.

Siendo un mensaje tan oscuro, es la luminosidad pop de la producción la que sitúa el ánimo general del disco en un limbo cancionero y sombrío. Pero eso el disco es más rico en los momentos de intimidad acústica, y cuando aspira a un sonido más grande, no tiene el impulso creativo necesario. Como un registro en soledad es como Duelo y melancolía debe ser escuchado, como un tratado creativo antes de poder llevar todo este ideal sonoro a la realidad.

Se puede escuchar Duelo y melancolía de Emi Médanos en bandcamp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s