Discos: Auricular, de Auricular

Auricular: Auricular
VOMB Discos (2014)

Si la primera canción del debut de Auricular se llama “Salto” es porque se siente como uno, como el coraje de tirarse primero, de cabeza al mar. Lo que sigue podría estar mejor preparado, podría haberse premeditado el rumbo y corregir los desvíos, pero pronto aparece algo que hace que la caída valga la pena. La guitarra empieza un baile enredado a la batería, y la voz se suma en un vaivén melódico; para el estribillo las tres partes siguen igual de entrelazadas, siguiendo el ritmo más fluido y la marea de teclados. Fuera de contexto ninguno de los sonidos se destacaría, pero en armonía crean una atmósfera llevadera, más grande que la suma de sus partes.

Aunque se describa el primer esfuerzo de Auricular como un salto, la banda no necesariamente demuestra preocupación. Los sonidos llegan con una ejecución sumamente relajada, generando la sensación de estar en una tranquila pero prolija sesión de ensayo. Incluso cuando las letras pintan escenarios menos optimistas, la inocencia en las voces y la llanura de las guitarras se mantiene dominante. Es una estrategia pacífica, pero también hace que este primer disco no exprese mucha emoción o personalidad. Canciones particulares como “Incierto” son claros ejemplos, con suaves riffs de guitarras que se quedan con ganas de rasguear con furia, o un momentum final que nunca termina de explotar. El volumen constante y la reiteración de tácticas no salva a Auricular de caer en un limbo gris, ni muy arriesgado ni obvio.

Auricular mantiene un vuelo poco turbulento durante todo el disco, pero el viaje planeado en sí es irregular. El sonido está tan cerca de sentirse innovador como de entregarse al pop más tradicional y suave, y no son pocas las veces en las que la banda vuela demasiado cerca de ese sol brillante de ambición radial, apunto de incinerarse. Por más que la producción y la instrumentación haga un inmenso trabajo en profundizar el sonido, las composiciones vocales tiran para el otro lado, buscando sincerar las melodías y endulzar el canto. Se siente el profundo potencial en canciones como “Un color” o el cierre “Lluvia por debajo del agua”, pero también latente está esa restricción, esa limitación. Se podría haber resaltado esta hibridez, pero en gran parte el disco termina sonando como una contradicción más que una fusión.

Algo pasa cuando Auricular suena. En conjunto la banda logró encontrar su tiempo, su color, su magia; lo que falta es una dirección más clara y que sepa aprovechar este intangible. Este debut bien podría ser un paso en falso de una prometedora carrera, o el esbozo de una promesa que nunca se va a cumplir. Auricular tiene todos los anchos para ganar el partido, pero tiene que dejar de envidar de más y encontrar su fuerte.

Se puede escuchar Auricular de Auricular en bandcamp.

Un pensamiento en “Discos: Auricular, de Auricular

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s