Discos: Fat Dojo, de Fat Dojo

fat dojo
Fat Dojo
Fat Dojo

Cool Ghost Records
Diciembre 2014

Facebook | Bandcamp

por Eric Olsen

 

Se escucha a la canción viniendo de lejos. Galopando en el horizonte, las cuerdas acústicas anuncian la inminente llegada. El tumulto se va formando, con aire árido y seco; como un aire hirviendo, pega en la cara. Ya habíamos escuchado los demos de Fat Dojo, pero desde la misma “Intro” de este LP homónimo, la banda anticipa que el demo quedó atrás y es ésta la presentación formal. Las canciones pueden ser las mismas, el sonido puede sonar familiar, pero nunca escuchamos a Fat Dojo como en este primer disco. Superando los cambios de formación, la banda se presenta en un formato provisorio o de transición, levantando sus canciones por encima de todo.

La guitarra comienzan y terminan el disco tomando una ventajosa delantera. Cuerdas a medio afinar, rasguidos incesantes, solos concisos y riffs cortos que, si bien incitan y necesitan de la repetición, no insisten demasiado en ella. Las canciones pasan más por el lado de las ideas cortas, muchas y muchas ideas, y la banda está constantemente disparando nuevas ideas. Es este dinamismo el que hace que el caudal de la canción fluya y se quede agotada antes de los tres minutos. Pero más importante, la repetición en las canciones de Fat Dojo se vuelve algo que pasa desapercibido por el trazo humano que las guitarras le dan a cada rasguido, logrando que cada segundo sea distinto al anterior por sus desprolijas particularidades.

La producción logra hacer que el disco tenga una presentación formal, tomando la precaución de mantener un sonido lo-fi casi casero en canciones como “For the Girl I Want” o “Two of Us”. Del otro lado de la balanza, hay canciones con un sonido más profundo que incita a la experimentación de espacios, como “Higuajó” o “He Lies, She Likes”, los momentos más persistentes y mejores logrados del disco. La manera en la que las voces, las baterías y las guitarras están paneadas, dan la impresión de estar ahí en la habitación donde fueron grabadas. Es una decisión que hace que varias canciones se vuelvan una experiencia inmersiva, pero también atenta contra la fuerza concentrada que muchas de estas ideas necesitan para explotar.

El disco logra balancear el salvajismo y la prolijidad cancionera, pero es este mismo equilibrio el que hace que Fat Dojo, por lo menos en la superficie, se pierda en la categorización del género. No se puede decir lo mismo de sus recitales intensos y personales, pero las sesiones que derivaron en estas grabaciones se quedan cortas al tratar de definir con justicia qué es Fat Dojo. Sin embargo, si se tiene en cuenta la inestabilidad con la que la banda grabó este fuerte debut, es impensable lo que puede llegar a lograr en el futuro cercano con una formación estable y el primer paso dado.

Se puede escuchar Fat Dojo de Fat Dojo en bandcamp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s