Entrevista: D.I.E.T.R.I.C.H.

Tres años tardó Providencia, el primer LP de Dietrich, en llegar. Incontables días de trabajo, grabación, producción, recitales, promoción y, más que nada, anticipación. A un año de la salida de su obra debut, la banda todavía sigue llevando esas canciones al sagrado escenario. En vísperas de su recital en Niceto Club el viernes 19, Dietrich se encuentra ensayando sin respiro en una sala en Colegiales. Seis integrantes apretados en una sala con poco espacio libre entre la numerosa cantidad de equipos, teclados y sets de percusión.

Se viene una semana ocupada, con la promoción del recital del viernes y la salida del primer videoclip oficial de Providencia. “Campeón Metropolitano” fue editado con material de archivo, compilando varias grabaciones caseras de gente bailando cumbia. “Hace tiempo que queríamos hacer un video de danza, pero nunca podíamos cerrar el concepto, porque los temas del disco son largos y las ideas se agotan”, cuentan Rodrigo Cursach y Hernán Corera, también conocidos en su bautismo artístico como Hakinen y Frisco. “Con este video celebramos el aniversario de la salida de Providencia, y el viernes tocamos y después… a descansar y ver qué pasa. Por lo pronto también seguimos grabando, pero muy lento”.

dietrichFoto por Clara Pusarelli | Edición por Federico José Güiraldes

Antes de la salida de su primer LP, Dietrich ya se había vuelto un nombre inmenso en la escena local. A través de sus enigmáticos e intensos recitales en vivo, el nivel de la banda fue ascendiendo a la par de la anticipación por su disco. El gran desafío fue hacer un trabajo que iguale de alguna manera esa experiencia de verlos en vivo. En Providencia, la banda logró sobrepasar esa experiencia, y hacer que esas canciones suenen como nunca antes habían sonado. “Desde la salida del disco, hemos recibido cualquier tipo de críticas”, explica Frisco. “Hubo gente que le gustó, gente que no le gustó. Pero aparecieron algunas críticas que sentimos muy cercanas a la matriz dentro de Providencia. Eso de alguna manera nos da un guiño a entender que no importa cuántos, sino quiénes. Es una perspectiva que va más allá del under. Como cualquier proceso artístico, cuando un artista trae una obra al mundo, esa obra es un reflejo de uno mismo y de los demás, porque no deja de ser universal. Y cuando hay gente que ve lo mismo que vos viste, te da esperanza.”

Después de haber dejado el alma y corazón en Providencia, Dietrich no se encuentra en ningún tipo de apuro por sacar su próximo disco: “Sabemos que va a ser lento, pero lo que vamos escuchando ya es tremendo”, anticipa Hakinen. “Para no caer en lo que cayó Providencia, que fueron periodos cortos de grabaciones veloces y mucho tiempo de edición y post producción, queremos que el próximo disco sea un disco de grabación, donde la post producción sea una cuestión de retoque, pero que sea concebido de tocarlo.”

BC: Y además de ese cambio de enfoque en la producción, ¿qué otro cambio están buscando?

Hakinen: Y después están todos estos temas que todavía no terminamos de armar, que están ahí. Empezamos ya a grabar cuando todavía el disco no tiene una forma muy decidida, porque queríamos aprovechar los recursos que teníamos. Además queríamos agarrar estos temas por cómo estaban sonando ahora, antes de que pase el tiempo y se vayan transformando en otra cosa. Mientras estábamos haciendo Providencia no teníamos todo tan en claro, fue recién cuando la producción estaba llegando a su fin que todos los conceptos fueron cerrando.

BC: Además ya deben estar acostumbrados a dedicarle un tiempo largo a un disco.

H: Sí, es por eso que ansiedad no hay. Además porque sentimos que todavía hay gente que está codificando Providencia. De repente sale una fecha como la de Tycho y mucha gente descubre la banda de repente y te empiezan a elogiar por el disco que salió el año pasado. Y eso nos pasa todo el tiempo, por eso no estamos ansiosos, no es que sentimos que tenemos que sacar ya material nuevo.

BC: Entonces no sienten ni ansiedad ¿ni presión?

H: La presión es nuestra. Hay una frase muy buena que me dijo el amigo Corera que me ayudó en lo personal a no enroscarme con la banda. Me dijo que la banda no es un fin económico, no es una finalidad más que un espacio de arte. Entonces desde el momento en que entendí eso, ya desapareció la presión.

Frisco: Sobre todo en este país, vivir de la música es una odisea que no todos logran. Pero es algo que tampoco está en el plan, no es el objetivo que nos mueve. En la base, toda música parte de ser un arte. No un entretenimiento, no un negocio. Es un espacio sagrado en donde se juntan seis personas en comunión espiritual a hacer música, con lo que significa hacer música. Esa es la impronta que más se refleja en lo que hacemos, en los shows, en los discos.

H: Claro, si ocurre genial, obviamente no es algo que no deseamos. Pero no es el fin en sí mismo. Se trató de empezar a ver a D.I.E.T.R.I.C.H. como un espacio de arte al 100 por ciento, y listo, que después pase lo que tenga que pasar. La presión pasa por otro lado, por todo lo que rodea a la música. Tampoco es presión, es un juego y una sincronización, lograr que todo tenga sentido. Lo fundamental para nosotros es guardar un criterio. Al mismo tiempo, nadie nos puede decir nada porque no saben qué criterio es el que manejamos.

BC: ¿Cómo se vienen preparando para este próximo recital?

H: En este Niceto va a haber una puesta de luces completamente diferente, todavía más fuerte que la de la presentación del disco. Estuvimos hablando con el iluminador y le pasamos un montón de referencias de películas, ni siquiera de recitales. En los primeros años no nos importaba mucho eso, ni siquiera nos preocupábamos tanto por el lado del sonido. Siendo una banda instrumental, era muy difícil que un sonidista nos arruinara el sonido. Ahora tenemos un equipo de personas que nos acompañan, avocadas completamente al proyecto. En ese sentido, el proyecto fue creciendo cada vez más, ya no estamos solos en esto. Se fue profesionalizando.

BC: Y más allá del profesionalismo, parece que hubo un cambio importante desde adentro. Hubo un momento en el que dejaron de hacer recitales y empezaron a hacer “intervenciones”.

F: Fue parte de entender que éramos una banda. Cuando dejamos de ser nosotros dos solos y empezamos a ser seis personas. Se empezó a convertir en algo más relacionado a la magia que a un show. Magia porque en el momento en que estamos tocando música, junto al público se produce una química donde se amplía la conciencia a un lugar más elevado. Esto se notó cuando nosotros empezamos a entender que tocar es un momento en donde nosotros dejamos parte de nuestra energía ahí. Entonces prender una vela, taparse la cara, nos hace darnos cuenta de que vamos a dejar algo ahí, algo sagrado. Más que un cambio fue un despertar. Siempre lo hicimos, pero no siempre fuimos consciente de ello, de que realmente estaba sucediendo esa magia.

BC: Teniendo todo programado a largo plazo, ¿cuáles son los planes más inmediatos para la banda?

H: Después de esta semana tenemos algunas presentación más programadas, algunos Nicetos, algunos Matienzos, y mientras seguiremos grabando el disco. Seguramente esta segunda mitad de año toquemos menos para ganar un poco más de tiempo, con tres fechas y mucho más tiempo para componer y pensar en el próximo disco. Y después seguiremos haciendo canciones, que en definitiva es lo más lindo de todo esto.

D.I.E.T.R.I.C.H. se presenta este viernes 19 a las 22 hs en Niceto Club (Niceto Vega 5510, Capital Federal).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s